DESCONECTAR CUANDO EMPRENDES

Empiezan las vacaciones escolares y eso, en sí mismo, supone un importante cambio de chip para aquellos que trabajamos en casa. Incluso para los que lo hacen fuera, porque además del día a día, tenemos mil cosas más en la cabeza que nos hacen estar atendiendo mil frentes a la vez.

Pero lo cierto es que las vacaciones no son únicamente la época del año en la que nos vamos a otro sitio a pegarnos unos bañitos. Son etapas necesarias, de desconexión y descongestión, en las que recargamos pilas y tomamos distancia, pensamos y diseñamos nuevas estrategias, descubrimos nuevos productos o tenemos ideas fantásticas que nos hacen desechar algunas antiguas.

Pero, a la vez tenemos más tiempo libre, por lo que la tentación de estar implicado aun más que en otras épocas del año es enorme…

patio-table-1397535_1920.jpg

¿Es posible desconectar cuando emprendes?  by Isabelle Auroux

Llega el verano con el propósito común a todos de desconectar.

Emprender puede parecer contradictorio a desconectar a primera vista.

Los principales obstáculos:

Si ya para el común de los mortales es complicado desconectar, imagínate cuando el negocio es tuyo.

Esta sensación de responsabilidad total, este miedo a que pasen cosas mientras estoy desconectad@ y también esta posible pérdida de ingresos hacen que para muchos emprendedores sea, a primera vista, complicado desconectar.

Creo firmemente que no hay recetas para desconectar y aun más cuando un@ es emprendedor@.Cada un@ tiene que encontrar su forma muy personal como todo lo que tiene que ver con la gestión del tiempo.

Por ello, este artículo no da respuestas sino más bien abre preguntas, y las respuestas que cada un@ obtendrá son el camino a seguir.

Ahora sí, lo primero de todo es darse cuenta de los riesgos comunes si no se desconecta nunca. 

  1. Saturación

Me gusta la imagen de un aparato electrónico que nunca se desenchufa. Al final acaba estando muy caliente y se puede averiar.

La saturación de emails y trabajo provoca mucho estrés debido a interrupciones con una media de cada 7 minutos y esto conlleva importantes consecuencias para la productividad.

  1. Adicción

La hiper conexión trae consigo muchos trastornos de los cuáles no se habla tanto. ¿Te has parado a contar el numero de veces que miras tus emails, aplicaciones? Se dice que casi la mitad de los jóvenes están conectados 10 horas al día y uno de 4 esta conectado de forma activa (chequeando emails, mandando mensajes..) a los 5 minutos de despertarse.

Hoy en día hablamos del FOMO (Fear of Missing Out) especialmente aplicable para emprendedores: miedo a perderse algo. 

  1. Desconexión de la vida

En vez de vivir la vida con las personas que nos rodean físicamente, parece ser más importante que el resto vea lo bonito que queda mi mesa. No prestar atención a las personas a nuestro lado, puede perjudicarnos porque seguimos siendo verdaderos animales sociales ademas de dañar nuestras relaciones. Se habla mucho de este punto en cuanto a nuevas tecnologías pero no nos olvidemos que también aplica si tenemos la cabeza puesta en temas de trabajo a la hora de estar en casa.

  1. Falta de inspiración

No somos máquinas, menos mal. Pero estar siempre conectados, trabajando tiene otro precio: perder nuestra capacidad de innovar. Para innovar hay que tomar distancia y por esto, es necesario pararse…

Y seamos conscientes, cuanto más nos gusta nuestro trabajo, más tendremos que desconectar. La mayoría de las personas que sufren burn out son personas especialmente entregadas

Algunos tips en forma de preguntas y afirmaciones:

  1. Define lo que es para ti DESCONECTAR y crea tu propia forma. Eres libre de construirlo a tu manera. Si te sientes mejor, contestando emails dos horas al día, porque no? Y porque si? 🙂
  2. Fíjate un objetivo concreto. ¿Cuáles son tus reglas? ¿Por qué estas y no otras?
  3. Incorpora salir a fuera mínimo 1 hora al día. El cuerpo necesita movimiento, dáselo. ¿Qué es moverse para ti? ¿Qué te gusta? ¿Qué no?
  4. ¿Cómo vas a cuidar tu salud y alma? ¿Qué te gusta leer?¿Qué te gusta hacer de diferente?
  5. Diseña tu rutina. Introduce algún cambio en tu ritmo habitual. ¿Qué puedes cambiar?
  6. Busca tus aliados. Si veraneas con más personas, ¿quién te puede ayudar a respetar tus límites?

freedom-102409_1920

Disfruta, cierra los ojos y toma tiempo contigo mismo. Eres tu mejor amigo para desconectar.

¡Felices vacaciones!

 

 

One thought on “DESCONECTAR CUANDO EMPRENDES

  1. Yo no soy emprendedora, pero me ha calado la frase “Cuanto más nos gusta nuestro trabajo, más tendremos que desconectar” porque en mi caso, trabajando en una gran empresa, llegó un momento en que me ahogué, me sentí desbordada, y tuve que echar el freno… Yo digo “tirarme del tren en marcha”, porque ya no era viable bajar la velocidad. Así que me he cambiado de área para poder definir yo la velocidad…

    Entiendo perfectamente el mensaje del artículo. Gracias!! Viene genial reflexionar de vez en cuando…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s