180º O CÓMO ENCONTRAR TU “YO”: BEA GARAIZABAL

Hace demasiados meses

que mis things to do

no provocan mis

ganas de escribir.

No es que ya no me intereses

pero el tiempo de escribir y contestar,

es la hora de dormir.

Duele verme removiendo

la cajita de desastre que la soltería

tras de sí dejó.

Mal y tarde estoy cumpliendo

la palabra que te dí cuando juré

escribirte una canción…

perdón, un email…

 

Bea Garaizábal.

 

 

Queridísima Paula:

Y así empezaba el e-mail que me escribió Bea. Como buena malamadre, escrito a ratos que han supuesto 2 años de vida, pero por el que ha valido la pena esperar, por lo maravilloso que es y por lo lleno de aventuras que está. 

Bea y yo nos conocemos casi de toda la vida. Además de muchas aventuras de verano, coincidimos en la facultad hace lustros años. Y es que la vida da muchas vueltas….

Siempre he envidiado a las personas que tienen una vocación, pero Bea me anima con su historia porque, además de admirarla, me lanza un capote de esperanza porque me deja entrever que esa vocación no siempre está ahí, a la vista. A veces deben ocurrir cosas para que podamos verla claramente. Y, después por supuesto, debemos trabajar para alcanzar lo que buscamos. Mucho. Como Bea.

NOMBRE: Beatriz Garaizábal

ZONA GEOGRÁFICA: global

SECTOR: restauración

Y un día de 2017 recibí la primera versión del email…

Queridísima Paula:

Por fin te envío mi historieta. Seguro que ya no te vale para nada, pero por el gran cariño que te tengo, me da paz mental enviártela, aunque sea tarde, para que sepas que mi intención siempre fue cumplir mi palabra. Y contártelo todo, todito, de los acontecimientos que cambiaron mi vida. Para siempre. Y hete aquí el ingenioso destino, que por haber esperado tanto, (P E R D O N), la historia tiene ahora un giro muy interesante, que estoy segura, te va a gustar.

Al lío. Año 2012. Yo era una feliz esposa en paro viviendo en una provincia sin futuro laboral. Dos hijas había parido, que me hacían inmensamente feliz. Pero cuando llegaba cada cumpleaños… ay… me entraba una angustia vital por dentro que me llevaba a valorar los logros del año… y el contador estaba a cero año tras año, pese a haber tenido hijos (que SIEMPRE quise tener). Oía la expresión de “estar completa” y claramente no me identificaba ni de lejos… ¡y no sabes lo que me mortificaba! Seguir leyendo “180º O CÓMO ENCONTRAR TU “YO”: BEA GARAIZABAL”