TIERRA A LA VISTA: MARTA FREIRE

La vida da muchas vueltas. Tantas que puedes terminar mareado si no sabes hacia donde girarte para orientarte de nuevo. Pero esas vueltas a veces son torbellinos en los que entras en un punto y sales en otro, y la única manera de sobrevivir dentro de la corriente es dejarte llevar. Esperar y ver qué te encuentras al salir a la superficie. Y mientras tanto, nadar. No contracorriente, si no a su favor. 

Mi torbellino comienza en 2016, al trasladarnos a Italia. Me tiro de cabeza al mar, sin pensar, sólo con muchas ganas de aventura y tiempo para pensar. Para abandonarme al placer de dejarme llevar. Es un torbellino que llega en un buen momento, y yo me dejo llevar por él, satisfecha, pensando lo lejana que está la costa todavía. 

En un primer momento  resulta emocionante, sobre todo porque la marea me va llevando a lugares, personales y geográficos, nuevos para mí. Emocionantes, maravillosos, desesperantes a veces…. pero siempre diferentes a los anteriores. Es una sensación de mareo que se vive con gusto.  Me dedico a aprender y poner en práctica diferentes maneras de disfrutar el momento, distintas formas de nadar: estudiar un nuevo idioma y practicar el anterior, organizar algún que otro evento, disfrutar del dolce far niente, solucionar pequeñas cosas que el estar en el extranjero convierte en toda una aventura, disfrutar de la familia, conocer gente y sitios nuevos…

Pero siempre con la vista puesta en el objetivo final: el de volver a pisar tierra firme y llegar con los brazos cargados de tesoros. Porque ese es el verdadero objetivo que tenía en mente a la hora de lanzarme sin salvavidas: el botín del final, los tesoros que llevaría conmigo al salir de nuevo a la superficie y que me harían pisar tierra con mucho más agarre que antes de saltar.

Pasados los meses, ya ni siquiera tengo la impresión de marearme, simplemente me dejo arrastrar por la corriente y ya casi creo haber olvidado el punto de partida y el objetivo final.  Es extraño cómo cambia nuestra percepción de las cosas, ¿ no te parece? De pronto, ya no me parecía suficiente dejarme llevar, necesitaba intervenir. Pero luchar contracorriente no es fácil. Y  a veces pierdes la energía y necesitas un poco de ayuda. Un flotador, una balsa, algo que te ayude a alcanzar la costa y a descubrir el verdadero valor de las cosas, definir cuáles son esos tesoros de entre todo lo que te vas encontrando.  Pues eso ha sido para mí conocer a Marta. 

Llegó a mi vida como casi todo lo bueno, por casualidad. Y nos contamos la vida, la de cada una, durante un café que se convirtió en una costumbre. A mí me ha ayudado al convertirse en un flotador que me hace la última parte del trayecto más fácil y que me empuja a nadar con más fuerza, para que no olvide que el flotador, por sí solo, no sirve, que el motor soy yo.

Si os hace falta un flotador, alguien que os acompañe, ayude y guíe durante vuestra travesía, aquí está ella. ¿ Os unís a  nuestro café de hoy?

Un flotador, una balsa, algo que te ayude a alcanzar la costa y a descubrir el verdadero valor de las cosas, definir cuáles son esos tesoros de entre todo lo que te vas encontrando

img-20190111-wa0003

ZONA GEOGRÁFICA: global.

SECTOR: coaching.

CUÉNTANOS UN POCO DE TI

PROYECTO: MARTA FREIRE

Soy Marta.  Psicóloga, formadora, coach y Madre de familia numerosa. Este último título lo expedí hace ya más de 16 años. Me apasionan las relaciones humanas y la comunicación. Me encanta descubrir las historias de las personas que voy conociendo y dejarme sorprender cada día por algo nuevo que no conozco. Creo que en esta predisposición se encuentra el crecimiento personal.

Soy, también, una cantante frustrada y bailo y canto todo lo que puedo y me dejan. Seguir leyendo “TIERRA A LA VISTA: MARTA FREIRE”

TE PRESENTO A: MAMAS POR EL MUNDO

Para mí, el hecho de marcharme a vivir en familia al extranjero es una oportunidad. Yo ya he sido expatriada antes, pero nunca en familia. Sé que no todo es de color de rosa mientras estás fuera, y la vuelta tampoco es algo fácil. Pero eso lo sé ahora…me habría gustado saberlo antes de irme la primera vez. Porque hay momentos en los que llegas a fingir contigo mismo, intentando convencerte de que todo es fenomenal, cuando no es así. Y no pasa nada. Hay días buenos y días malos.

Y para ayudarnos a entender mejor todo este fenómeno, y aportar una visión mayor que nos permita no sentirnos solas cuando estamos lejos, hay proyectos como este que están a golpe de clik.

ZONA GEOGRÁFICA: todo el mundo.

SECTOR: asesoría para expatriadas.

¿QUIÉN ES MAMAS POR EL MUNDO?

foto Erica

Mi nombre es Erica, soy argentina,  he vivido en varios países en los últimos 20 años y actualmente resido en Nueva York con mi marido y mis dos hijos.

Desde hace más de 25 años trabajo en el área de la educación asumiendo diferentes roles en proyectos que me han llevado a enfrentar desafíos diversos.

He vivido en 3 países que me han aportado una experiencia internacional única, tanto profesional como a nivel personal.

He emprendido este larguísimo viaje que ya lleva casi la mitad de mi vida y he aprendido a sobrevivir situaciones difíciles y a disfrutar intensamente de lo mejor que he encontrado en mi camino. Seguir leyendo “TE PRESENTO A: MAMAS POR EL MUNDO”

TE PROPONGO BRILLAR

Vueltas y vueltas al tema emocional: si ya tengo todo o que quiero y busco, ¿cómo puede ser que no termine de encontrarme a gusto conmigo mismo? Quizá me equivoque, pero creo que es un aspecto que tiene una mayor incidencia en las mujeres. 

Ya no se trata únicamente de una cuestión de estética, si no que, al final, el cómo nos vemos se refleja también en lo que transmitimos a los demás. Si tú te aceptas en el plano intelectual, pero te sientes insegura en el plano físico, eso, de alguna manera, se deja entrever cuando vas a vender tu proyecto, a presentarlo, y quieres demostrar que es algo que merece la pena.

Herramientas, muchas, pero ¿sabemos usarlas? Ana es un ejemplo de que existen y a ella le han funcionado. Una nueva entrega de #historiasqueinspiran porque, con su ejemplo, podemos ver que es más fácil y accesible a todos. Si te sientes más seguro, sabrás convencer mejor.

Te propongo Brillar 

Y de repente, sin ni siquiera haberme dado cuenta, me he plantado en los cuarenta sin saber cómo he llegado hasta aquí.

flores.jpg

Creé un blog con la ilusión de una niña y se ha convertido en mi manual, mi herramienta, mi camino para llegar a ser mujer.

Soy Ana, creadora del blog HendayeStyle, y lo que hace años empezó siendo una afición, está desmoronando los planes de mi vida; o quizá está poniendo unos nuevos cimientos mucho más sólidos, y mi vida tenía otro plan. Seguir leyendo “TE PROPONGO BRILLAR”

TENER UN HIJO, PLANTAR UN ÁRBOL Y ESCRIBIR UN POST VIRAL: NOELIA LÓPEZ-CHEDA

Muchos pasamos por momentos en que nos creemos gafados, nada sale bien. Y casi envidiamos a aquellos a los que la fortuna sonríe, como si fuese simple resultado del azar. 

Es cierto que hay cosas inexplicables, una especie de lotería que toca a unos y no a otros. Pero lo que resulta ser sólo suerte es algo efímero, algo no perdurable, que viene, sí, pero también se va. Más que suerte, lo que yo creo que hay son empujones: cuando hay esfuerzo y trabajo de calidad, un empujón hace que todo lo hecho con anterioridad brille. Y ese brillo es el que todos deseamos, que se reconozca nuestro trabajo y se aprecie aquello que intentamos hacer. Que podamos cumplir nuestro sueño.

Una de estas historias de sueños, suertes, empujones y mucho trabajo detrás, es la de Noelia López-Cheda. A mí me inspira ella en su blog, pero es que la conoces en persona y es todavía mucho más. Desprende energía. Espero que a vosotros también os inspire como a mí.

HISTORIAS QUE INSPIRAN

by Noelia López-Cheda 

Biografía-2.jpg

QUIÉN SOY Y CÓMO PASÉ DE 0 A 1000….

Me ha pedido Paula que cuente quién soy y qué hago….Quizás algo de lo que yo he vivido, de mi historia, ayude e inspire a alguien como a mí, que me inspiran muchas personas todos los días. Porque si algo tengo claro es que hoy necesitamos historias. A veces un enfoque, una frase o un cambio que hizo una persona, puede abrirnos a nosotros nuevas maneras de hacer las cosas.

Empezaré por la pregunta que me hacen siempre: “¿Qué hace una ingeniera industrial dedicándose a esto?”

Comencé trabajando en la actual Airbus (antes C.A.S.A) y la verdad es que fueron unos meses apasionantes….aviones y el mundillo de los ingenieros puro y duro. Me encantaba. Volví a mi tierra y comencé en empresas técnicas también. Me gustaba lo que hacía pero…faltaba algo y no sabía exactamente qué. Hasta que un día pasó algo que lo cambió todo, me pidieron que diera una formación. “¿YO? Nooo, ¿hablar ante un gran grupo?? NOOO”……por algún motivo son esas cosas a las piensas que no te puedes negar en tu trabajo y te fuerzas a hacerlo. Y lo hice y muchas más veces después, dándome cuenta que me gustaba y mucho (a pesar de pasarlo fatal al principio). Y aunque pasé por alguna empresa más….lo de dar clase se había convertido en algo que quería hacer así que, me lancé. Di clase a jóvenes y tuve un intento de montar la primera empresa de formación experiencial. Aunque finalmente la dejé por temas familiares (mis hijos y su crianza) y debido a que no iba exactamente como esperaba, ahí estuvo siempre esa sensación de querer dedicarte a ello pero de otra manera.

Un hito importante en esos tiempos fue la dificultad de quedarme embarazada de mi segundo hijo que se unió a una situación familiar muy complicada. Yo trabajaba menos y las cosas a nivel laboral se complicaban.

Pero llegó David, en el “peor” momento laboral pero sin duda en el MEJOR momento de nuestra vida después de tres años intentando quedarme embarazada y habiendo casi desistido. Por así decirlo vino a darme una gran lección.

LA VIDA ESCOGE MUCHAS VECES SUS PROPIOS CAMINOS y aunque te gustaría controlar y planificar todo, hay ciertos golpes de humildad que te dan con los que aprendes que a pesar de todo debes confiar y seguir adelante porque las curvas en el camino no significa que no vayas a llegar a la meta.

Comencé finalmente a trabajar en una consultora donde desarrollé mis primeros conocimientos sobre evaluaciones del talento y ampliar mi formación en habilidades directivas, temas que son mi gran pasión hoy. El coaching y todo lo relacionado con el desarrollo de personas, irrumpió de golpe dándome un bagaje y experiencia que me ha servido muchísimo para estar donde estoy ahora. Se unió a una época durísima como madre trabajadora, CERO CONCILIACIÓN, los niños pequeños, pocas horas en casa, mi marido viajando muchísimo….un horror, mucha dificultad pero, que era necesario para salir adelante justo en ese momento. Era lo que necesitábamos y apostamos por el sacrificio que intentábamos llevar como mejor podíamos.

Hacía algo que me encantaba pero en condiciones que no me gustaban nada porque no pasar tiempo con mis hijos me estaba matando.

Y entonces, ocurrió otro hito. Vino un ERE en la consultora y hubo que ponerse las pilas sola de nuevo. Abrí el blog con recomendación de un gran amigo, me grabé vídeos, me moví por las redes y me hice visible…

En una de esas interacciones dije que sí a una conferencia de educación y aSERVICIOS-2-300x233 partir de ese momento entré a trabajar en el sector educativo, parte importante de mi trabajo ahora en colegios y con equipos directivos de centros. Por esa misma época me ofrecieron desde la consultora con la que trabajo ahora formar parte de un proyecto de formación y evaluación del talento con las Universidades Gallegas. Desde entonces sigo con ellos en el sector de habilidades, herramientas de evaluación de alto potencial y proyectos diferentes en empresas con los que disfruto y aprendo cada día. Todo relacionado con el desarrollo de personas.

Y llegó otro HITO, el famoso artículo que dio la vuelta al mundo y me ofreció la oportunidad de escribir mi primer libro. Hacía tiempo que escribía en el blog sobre los dos mundos en los que trabajaba: educación y empresa. Me parecía que se relacionaban perfectamente y lo que trabajo con adultos, se podía trabajar con los niños desde bien temprano, educando en otras cosas además del conocimiento. Así que ese artículo, fue un empuje más. A día de hoy doy muchas charlas y conferencias sobre el libro, sobre temas que trato en el blog y que trabajo también en el mundo de la empresa.

Estoy muy agradecida, a todo, cada día pase lo que pase suele ser día de aprender. De enfrentar nuevos retos (si algo caracteriza a mi trabajo es el dinamismo) y de ayudar a otros a mejorar en su trabajo y en su vida. El camino ha sido muy duro y de mucho trabajo (¿y quién no?) y sigue siéndolo. Pero el factor “pasión” compensa casi todo.

¿Qué caracterizó esa época en la que comenzó a aparecer la “suerte”?

1.- DIJE A TODO QUE SÍ: muchas de las cosas que me ofrecieron no sabía cómo las iba a hacer, ya que o me faltaban algunos conocimientos para sentirme segura, o bien me daba “pavor”. Pero dije que sí, sabía que algo aprendería y debía vencer los miedos.

2.- ESTABA ATERRORIZADA: los primeros proyectos a gran escala, las primeras conferencias con gran público, las entrevistas en televisión, radio….todo me aterrorizaba, recuerdo cómo se aceleraba mi corazón cuando llegaban esos momentos….sin embargo, había algo que me decía “eres afortunada, lánzate”….y lo hacía.

3.- SIEMPRE OPTIMISTA: hubo momentos tan duros, que no quiero recordarlos. La crisis golpeó fuerte y los ánimos no siempre estaban. Pero pensaba que en las dos opciones que tenía, quejarme y echarme a llorar (que lo hice a veces) o seguir adelante con determinación, yo era libre de elegir ya que “no quedaba otra” así que la mayor parte de las veces, era optimista.

4.- APROVECHÉ OPORTUNIDADES QUE PARECÍA QUE NO TENÍAN IMPORTANCIA: no siempre me ofrecieron y me ofrecen cosas “rentables” económicamente pero ahí me dejo llevar por dos cosas para tomar la decisión: las personas con las que me voy a relacionar en ese proyecto y lo que me apasione la temática. Y a día de hoy digo a poco que no…;).

5.- AGRADECÍA TODO LO QUE VENÍA A PESAR DE LA DIFICULTAD: hubo (y hay) momentos en que el ritmo de trabajo no me permite ni respirar pero sentía en ese momento después de lo que habíamos pasado, que tenía que agradecerlo y me sentía con suerte, así que agradecía y agradezco una y otra vez.

6.- Y ALGUNAS COSAS FUERON CASI SUERTE: nadie predijo la viralidad de un post….así que creo, fue algo de suerte sí. 🙂

imagen-libro.jpg

Y sólo una reflexión para terminar: yo me considero muy afortunada, una persona con mucha suerte. ¿por qué? No tenéis más que echar un vistazo a toda la gente estupenda, con geniales proyectos, con grandísimas experiencias, que se pasa por aquí a contarnos sus historias y a pedir ayuda o prestarla. ¿Soy o no soy una suertuda?